jueves, 4 de febrero de 2010 | By: David Pardo

El experimento de Kellogg, experimentando con su hijo de 10 meses y un bebé chimpancé...

Hace tiempo oí hablar de un experimento creo que en Cuarto Milenio, se trataba de un científico que había decidido criar a un bebé chimpancé junto a su hijo de apenas unos meses aquí os dejo la historia... 

¿Como surgió la idea?


La idea surgió alrededor de 1930, el psicólogo W.N.Kellogg recién licenciado en la Universidad de Columbia de los EEUU impulsado por un articulo de periódico decidió iniciar este experimento con su propio hijo.

El artículo que le causo tanto interés trataba sobre “Niños lobo”; dos niñas indias encontradas en una cueva habitada por lobos se comportaban como tales, comían y bebían como animales, gruñían, utilizaban sus manos solo para andar a gatas (su medio de locomoción)…

Se las trato de enseñar a andar y aprendieron, pero nunca pudieron correr; al nivel vocal una adquirió un vocabulario de 100 palabras pero la otra solo supo gruñir. Las dos murieron muy jóvenes y las sociedad de la época (acuérdense los años 30) las consideró como disminuidas psíquicas.

Kellogg tenía otra interpretación, el consideraba que “las niñas lobo” habían nacido con una inteligencia totalmente normal, pero que, por las condiciones en las que se criaron aprendieron a vivir como animales con lo que podemos deducir que determinadas edades son esenciales para la integración en una sociedad u/o cultura.

Comienza el experimento:

Es así que realizaría en 1931 su obra más famosa: “El simio y el niño” un estudio en el cual se utilizaría a un chimpacé bebé y a un humano de menos de 1 año, con el fin de hacerlos convivir como si fueran hermanos, utilizando la misma ropa, juguetes y utensilios, para así observar y estudiar la evolución y aprendizaje de ambos bajo un entorno similar.
Para el experimento Kellogg utilizaría una chimpacé recién nacida, Gua, y asombrosamente a su propio hijo de 10 meses, Donald. El experimento tenía como objetivo discernir cuándo precisamente se creaba esa brecha que, racionalmente, separaba al humano del animal. Gua sería tratada y cuidada de la misma manera que Donald, y ambos formarían una relación similar a la encontrada en hermanos de la misma edad.

Donald-y-Gua

Sin embargo, ocurriría algo que Kellogg no imaginaba. Gua comenzaría a aprender más rápidamente que su hijo, dejando de mojar los pañales y comenzando a comer utilizando cucharas antes que Donald. Al mismo tiempo, y ocurriendo exactamente lo inverso a lo que esperaba Kellogg, no sería Gua la que se “humanizaría” sino que sería Donald quien comenzara a desarrollar las conductas de un chimpancé. Desde emitir ladridos hasta probar todo con la boca imitando el patrón característico de estos simios. Así mismo, su dominio del lenguaje se vería seriamente aletargado.

Si bien Kellogg terminaría separándolos, Donald reportaría que varios de los modismos y conductas aprendidos de Gua quedarían patente durante toda su vida.

Si quereis información mas detallada entrad en: P007 y Afrix
También podeis ver 3 videos en youtube donde se ve a Gua y Donald: Parte 1 - Parte 2 - Parte 3

Comparte esta entrada

votar

6 Comentarios:

FALSARIO dijo...

Es de locos, lo que pasa es que al final en la epoca actual el esperimento debera cambiar a qu se crie un niño junto a una blackberry o un pc con windosw 7 para ver quien es más humano. Por supuesto yo no tengo dudas, seguro que gana la "maquina".

Besos y felicidades por el blog

GOEFRY | desde la Luna dijo...

Está superinteresantísimo este tema del que ya tenía conocimiento. Me gustan este tipo de historias y experimentos... y si, lo vi también en Cuarto Milenio. Gracias por ponerlo porque me has hecho mirar más sobre el tema.

Por cierto, FALSARIO. Ya se repitió el experimento del niño en la actualidad y lo criaron junto a un Windows Vista. Años después, y tras no entender nada de lo que hacía el niño y colgarse en inumerosas ocasiones, decidieron formatear a la criatura.

¡Saludos desde la Luna!

David Pardo dijo...

Le daban pantallazos azules al niño en los ojos jeje

Tani dijo...

Hola David, ya había leído algo relacionado con este tema y es absolutamente sorprendente ver lo parecidos que somos los humanos y los chimpancés, al menos hasta cierta edad.
Me ha encantado el comentario de FALSARIo, absolutamente acertado

Besos, Davidsito

Gladys dijo...

Uff! interesantísimo lo que escribiste, es un tema que llama mucho la atención.

Felicitaciones por presentarlo, me gustó mucho.

Saludos!!

Pepi dijo...

Había leído algo, pero me he perdido muchos programas de Cuarto milenio, pasaré a ver los vídeos, me parece muy interesante lo que nos cuentas. No ando muy allá, así que no he buscado ninguna canción, aunque lo mismo me voy al año de María Castaña, que te hubiese dicho,Inmortal del grupo la oreja de Van Gogh,me encanta su letra, aparte de la voz de Leire, que me parece preciosa. De todas formas, me gusta mucho el amigo Sinatra, pero de votar, seguro que a la de Patri, esta canción ya la he puesto en mi espacio, me encanta El sonido del silencio de S&G. Besitos.

Publicar un comentario en la entrada