lunes, 28 de diciembre de 2009 | By: David Pardo

Llamada sorpresa...

Hoy voy a hablar algo que me paso hace casi 1 mes ¿por qué? Supongo que porque esta relacionado con lo que me va a pasar los próximos días...

Fue el 3 de diciembre, yo estaba en la biblioteca junto a Patito, aparentemente era una tarde mas, fuimos a buscar un libro, no recuerdo muy bien el título, y de repente recibí una llamada al móvil, yo no suelo coger los números que no conozco pero por una extraña circunstancia lo cogí, pensaba que había pasado algo malo, cuando descolgué una voz entrecortada (por la mala cobertura) se oía al otro lado del teléfono, yo no entendía nada, y me iba poniendo cada vez mas nervioso, entendí la palabra editorial, lo cual me descolocó, después de tres intentos diciendo que por favor repitiera lo que me decía porque no le entendía bien, por fin le escuche, una voz me decía: -Hola, soy de la editorial poesía eres tú, ¿eres David?- En ese momento mis ojos se salían de sus orbitas, no comprendía nada... Tengo aquí una obra tuya Y si las sombras caminan cuando no las vemos, me ha gustado y me gustaría publicarlo, estaba tan nervioso que estaba paralizado, lo siguiente fue decir que al día siguiente hablábamos... y colgué.

Salí casi corriendo por la biblioteca me acerqué con los ojos en la mano y le dije a Patito: -que me publican, que me han llamado y me publican!-

Después intentando tranquilizarme le explique lo mas despacio que pude lo que había hablado, en fin ya ha pasado casi un mes y en unos días recibo los libros...

He de decir que si publico un libro es gracias a Patito que mando lo que escribí a editoriales, ella fue quien movió todo, yo la verdad todavía tengo dudas, y no me convence lo que escribo pero en fin...

Versión de Patri:

Yo estaba tranquilamente buscando un libro que me había encargado mi hermano en la sala infantil de la Biblioteca y a David le sonó el móvil y se fue fuera a hablar, yo seguí buscando el libro, que se resistía a aparecer; después de un rato, estaba yo mirando en un estantería al fondo de la sala cuando vi a mi lado una figura nerviosa y temblorosa que decía -¡¡que me van a publicar!!- al principio me quedé desconcertada y después dije lo típico que se dice en estas situaciones -¿qué?- y ya me explicó más despacio todo, una llamada de una editorial! Ya no lo esperábamos y fue una alegría muy grande, también para David que aunque no lo quiere admitir ese día sus ojos expresaban felicidad en estado puro.

Comparte esta entrada

votar

0 Comentarios:

Publicar un comentario