martes, 30 de marzo de 2010 | By: David Pardo

Péndulo con forma de estrella encadenado a un reloj…

Péndulo con forma de estrella encadenado a un reloj
Empotrado entre cuatro muros
se clava en la pared
con cada balanceo.

Poema de mi libro Y si las sombras caminan cuando no las vemos...

Comparte esta entrada

votar

1 Comentarios:

Gladys dijo...

Se extrañaban tus poemas David! Tenía su rato que no escribías fragmentos de ellas.

Te dejo este:

Podemos creer que todo lo que la vida nos ofrecerá mañana será repetir lo que hicimos ayer y hoy.
Pero si prestamos atención,
percibiremos que ningún día es igual a otro.
Cada mañana trae una bendición escondida;
una bendición que solo sirve para este día
y que no puede guardarse o desaprovecharse.
Si no usamos este milagro hoy, se perderá.
Este milagro esta en los detalles de lo cotidiano;
es preciso vivir cada minuto porque allí encontramos la salida de nuestras confusiones,
la alegría de nuestros buenos momentos,
la pista correcta para la decisión que ha de ser tomada.
No podemos dejar nunca que cada día parezca igual al anterior porque todos los días son diferentes.
Presta atención a todos los momentos,
porque la oportunidad, el “instante mágico”,
está a nuestro alcance.

Paulo Coelho

Publicar un comentario