viernes, 30 de abril de 2010 | By: David Pardo

La vasija agrietada

Cuenta la leyenda india que un hombre transportaba agua todos los días a su aldea usando dos grandes vasijas, sujetas en las extremidades de un pedazo de madera que colocaba atravesado sobre sus espaldas.
Una de las vasijas era más vieja que la otra, y tenía pequeñas grietas; cada vez que el hombre recorría el camino hasta su casa, la mitad del agua se perdía.
Durante dos años el hombre hizo el mismo trayecto. La vasija más joven estaba siempre muy orgullosa de su desempeño, y tenía la seguridad de que estaba a la altura de la misión para la cual había sido creada, mientras que la otra se moría de vergüenza por cumplir apenas la mitad de su tarea, aún sabiendo que aquellas rajaduras eran el fruto de mucho tiempo de trabajo.

Estaba tan avergonzada que un día, mientras el hombre se preparaba para sacar agua del pozo, decidió hablar con él:
- Quiero pedirte disculpas ya que, debido a mi largo uso, solo consigues entregar la mitad de mi carga, y saciar la mitad de la sed que espera en tu casa.

El hombre sonrió y le dijo:
-Cuando regresemos, por favor observa cuidadosamente el camino.

Así lo hizo. Y la vasija notó que, por el lado donde ella iba, crecían muchas flores y plantas.

-¿Ves como la naturaleza es más bella en el lado que tú recorres? comentó el hombre.
Siempre supe que tú tenías grietas, y resolví aprovechar este hecho. Sembré hortalizas, flores y legumbres, y tú las has regado siempre. Ya recogí muchas rosas para adornar mi casa, alimenté a mis hijos con lechuga, col y cebollas. Si tú no fueras como eres, ¿cómo podría haberlo hecho?
Sacado de dalequedale.com

Comparte esta entrada

votar

7 Comentarios:

Tani dijo...

Que adorable historia David, la había escuchado o leído antes y siempre me deja con una sonrisa, además de tener un mensaje bastante esperanzador.
Un beso.

p.d. Ahora veo lo del musicrobio, vale?

Silvia dijo...

Que bonita historia!,
el todo está en sacar ventajas a las desventajas..
aprovechar lo que se tiene y sacar lo mejor de ello...
Muy aplicable....

BSS!!!
:D



(ps. si quieres pasate por noeinsteinsquiz.blogspot.com ;D)

Felix Casanova dijo...

David...

Y es que la imperfección es bella...

Abrazos¡¡

Gladyz dijo...

Hola David, es una preciosa historia que había leido antes y me alegra haberla recordado una vez más, es hermosa y deja un bello mensaje. Muy acertada la frase de Felix, la imperfección es bella (o algunas veces jeje).


Un beso!

Desmodius dijo...

Una excelente historia; siempre hay que ver el "lado positivo" de las situaciones y, como este hombre, aprovechar aquellos sucesos adversos de la vida que se nos presenten.

@Felix Casanova: Siempre he dicho que "la perfección radica en la imperfección."

Saludos,
Desmodius.

Uysshes dijo...

Dicen que "la arruga es bella" aunque suelen utilizarlo más para la ropa y en especial para los que no sabe o no quieren planchar, pero es cierto, no debemos desdeñar lo viejo porque en su vejez se encierra mucha sabiduría de provecho.

Buena y didáctica historia.

Un abrazo.

Iruk Asturias y Marisa dijo...

Preciosa historia.Gracias a Gladiz he descubierto tu blog, me gusta mucho. Volveré. Un saludo

Publicar un comentario en la entrada