jueves, 15 de abril de 2010 | By: David Pardo

Cuento: Las opiniones ajenas

Un abuelo y su nieto se encaminaron un día a una aldea vecina para visitar a unos familiares, por lo que se acompañaron de un borrico a fin de hacer más llevadera la jornada. Iba el muchacho montado en el borrico cuando al pasar junto a un pueblo oyeron:

-¡Qué vergüenza! El jovencito tan cómodo en el burro y el pobre viejo haciendo el camino a pie.

Oído esto decidieron que fuera el abuelo en la montura y el joven andando.Pero al pasar por otra aldea escucharon:

-¿Viste el egoísta? Él bien tranquilo en el burro y el muchachito caminando.

Entonces acordaron que lo mejor sería montar los dos en el jumento y así atravesaron otro pueblo, donde unos lugareños les gritaron:

-¿ Qué hacéis vosotros? Los dos subidos en el pobre animal, ¡ Qué crueldad, vais a terminar reventándolo!.

Vista la situación llegaron a la conclusión, de que lo más acertado era continuar a pie los dos para no tener que soportar más comentarios hirientes. Pero pasaron por otro lugar y tuvieron que oír como les decían:

-¡Tontos! ¿Cómo se os ocurre ir andando teniendo un burro?.


Cuento sacado de la web: Cuentos orientales

Comparte esta entrada

votar

6 Comentarios:

Silvia dijo...

Siempre habra alguien dispuesto a criticar nuestras formas, nuestro estilo, nuestra vida, siempre habran inconformes sentados en tronos creyendo que puede juzgar la vida de los demás...
Como me dijo hace poco un amigo:
"¡Siempre adelante!, que la vocación pura de corazón, no requiere el visto bueno de nadie, ni siquiera de los más próximos"

:D
1Beso!,
:D

Goefry desde la Luna dijo...

Fenomenal cuento David. Estos orientales saben mucho ;). Me recuerda al refrán "nunca llueve a gusto de todos" pero muy bien contado.

¡Abrazos desde la Luna!

p.d. Han venido dos obispos a mi casa preguntando por ti. No tenían buena cara y les he mandado a un puticlub :D

Gladys dijo...

Hola!

Este cuento lo he leído ya varias veces y no me canso de leerlo nuevamente, tiene una enseñanza muy cierta y es la del respeto. A la gente jamás se le tendrá contenta, siempre habrá alguien inconforme con lo que dices y haces o lo contrario que te de la razón...en fin, opiniones diversas pero eso si: Jamás tendrás conforme a nadie, por eso lo mejor es tomar lo que conviene y hacer oidos sordos a lo que no.

Besos!!

Tani dijo...

Muy bueno el cuento, David, especialmente el mensaje que nos deja. No podemos ir por la vida queriendo complacer a los demás, siempre tendrán algo que criticar o señalar. Solo hay que vivir de la mejor manera posible, sin hacer daño a los demás.
Muy bueno, un beso

Felix Casanova dijo...

David...

Excelente el cuento. Cada día te vas superando, aunque el listón ya lo tienes muy alto. Bastante tenemos con complacernos a nosotros mismos -aunque sea un ejercicio de egoismo- para tener que que criticar o señalar con el dedo acusador a los demás. Seamos tolerantes, no malinterpretemos, y sobre todo, no juzguemos al próximo sin conocimiento de causa.

Me gusto mucho.

Abrazos¡

Felix Casanova dijo...

Postdata.-

Quita ya lo de "Bloggero en prácticas" que ya te has hecho adulto en la blogosfera, aunque es cierto que nunca dejamos de aprender en esta vida, para lo bueno y para lo malo.

Abrazos

Publicar un comentario en la entrada